Volver a página principal
  www.antoniomachadoensoria.com

Campos de Soria

He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria —barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra—.

Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.

¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!

Ermita de San Saturio vista desde la ribera derecha
del Duero

 

 

 

Accediendo al exterior de la ciudad desde la Iglesia del Carmen. Muy recomendable si se quiere realizar una de los principales paseos machadianos hacia San Saturio

Calle Obispo Agustín, bajando buscando el Duero.
A la izquierda concatedral de San Pedro

   

Concatedral de San Pedro

Puente sobre el rio Duero. Al final del mismo por la
izquierda se accede a San Juan del Duero, a la derecha
hacia San Saturio

Ermita de San Polo. Entrando en el paseo  versado.

Paseo de San Saturio, ....alamos del camino en la ribera del
Duero entre San Polo y San Saturio. Tantas veces realizado
por el poeta.

" Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas".

 

 

  Antes de llegar a la ermita dejamos a la izquierda del camino, estos árboles que tienen una serie de grabados en el tronco.

San Saturio majestuosa

              IX

¡Oh, sí!  Conmigo vais, campos de Soria,
tardes tranquilas, montes de violeta,
alamedas del río, verde sueño
del suelo gris y de la parda tierra,
agria melancolía
de la ciudad decrépita.

Me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?

¡Gentes del alto llano numantino
que a Dios guardáis como cristianas viejas,
que el sol de España os llene
de alegría, de luz y de riqueza!